Logo                                                                                               



  • Indicios

    Antes de la llegada de Hernán Cortés, los tlaxcaltecas eran reconocidos como tejedores de prendas de algodón, y las telas de esta fibra fueron de gran importancia en las relaciones comerciales que mantenían con otras regiones. Durante los primeros años del Virreinato, la producción textil estuvo destinada al pago de tributos a la Corona y posteriormente, los impuestos se liquidaban con dinero, dando como resultado el subsecuente desarrollo de la producción textil de algodón en Tlaxcala.

  • Apizaco

    El tejido de lana fue introducido por los españoles y muchas haciendas de esta región se dedicaron a la crianza del ganado lanar. El primer obraje de Tlaxcala se fundó en Apizaco y pertenecía a Francisco López Arroñez. La factoría operaba al menos desde 1570 y formaba parte de una extensa hacienda de Apizaco.

  • Apogeo

    Por su situación geográfica, a fines del siglo XIX, Tlaxcala se encontraba dentro de una zona que logró concentrar a la mayor parte de la producción textil de algodón, y durante esta fase inicial del desarrollo de esta industria, se contaría entre los seis estados primordiales por la magnitud de su participación.

    Los incipientes empresarios que invirtieron en ella, hicieron uso de las experiencias que tenía su población para montar grandes y modernas fábricas que instalaron en los márgenes del río Zahuapan. De estos industriales muchos fueron comerciantes antes de invertir su dinero en el rubro textil, sin embargo, pocos abandonarían su comercio tradicional. Lo cual estableció una fuerte conexión entre la producción y la distribución.

  • Cambios de administración

    En 1872 la administración política de San Luis Apizaquito, estaba a cargo de la municipalidad de Tetla de la Solidaridad, pero en 1873 por decreto se crea el municipio de Barrón y Escandón. Este poblado es incorporado a la naciente entidad, aunque oficialmente se llevó a cabo hasta 1904.

  • Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón

    Había un molino de trigo inmediato al pueblo, con dos piedras movidas por el arroyo de Tetla. Es así como en 1899 don Ángel Solana adquiere la propiedad que aún funcionaba para la trituración de granos, misma que pertenecía a un francés llamado Simon Steffani y construye San Luis, Fábrica de Hilados y Tejidos de Algodón, empezando los trabajos con diez telares, hasta completar 400, y le puso luz y fuerza al comprar después la hacienda de San Diego Apatlahuaya donde se extiende el agua, que, aprovechando una cascada instaló la planta de energía eléctrica, la cual también proporcionó el servicio a la ciudad de Apizaco.

  • Años favorables

    La aplicación de esta energía a la industria dio resultados muy favorables. En los primeros años se utilizó sólo para el alumbrado y no para mover la maquinaria; pero a pesar de ello tuvo un gran impacto al permitir la ampliación de las jornadas laborales con la introducción de los turnos nocturnos. Para 1920, el señor Ángel Solana conocía ya a la perfección el movimiento textil-obrero, por esta razón no le era desconocido el panorama, tenso y de incertidumbre que se generaba con la puesta en marcha de la Constitución de 1917, con lo cual la factoría entra en una nueva dinámica laboral con los obreros y con el Sindicato de Trabajadores en General, Unión y Progreso, que era la razón social de la organización sindical de la misma. Uno de los productos terminados novedosos para la época, fueron los estampados.

  • Años de cambio

    Para el año de 1947, se mantenía a un 15 por ciento de su capacidad y una de las consecuencias fue que al inicio funcionaba con la más moderna maquinaria de su época, sobre todo de origen inglés, norteamericano y suizo. Aunque ésta no se renovó, ya que las modificaciones que se realizaron en años posteriores no fueron fundamentales.

  • Conflictos laborales

    A consecuencia de los conflictos sindicales, que la empresa textil dejó de laborar, dando paso a reuniones entre los trabajadores con las autoridades. Debido a esto en los últimos meses de estar en funcionamiento, el dueño pagaba a los obreros con la propia producción, es decir, con mantas.

  • Impulsando el arte y la cultura

    Es en este año que bajo el gobierno de Mariano González Zarur que se da un impulso a las Artes y Cultura del Estado de Tlaxcala y se crea con cede en la antigüa Fábrica de Hilados y Tejidos de algodón, el primer Centro de las Artes Tlaxcala, dependiente del Instituto Tlaxcalteca de Cultura a cargo del Mtro. Willebaldo Herrera Téllez y que es uno de los más grandes y modernos del país.